TULIP: Doctrinas de la Gracia – Depravación Total (1)

Creo que es muy difícil abordar el tema de la Depravación Total sin antes entender el concepto de pecado y cómo es que el pecado llega a ser parte de todos los seres humanos.

Desde el momento mismo de la caída en Edén, el hombre ha procurado para sí mismo el control, ser la autoridad sobre su propia vida. Creo que todos podemos reconocer que en la oferta que hacía Satanás por medio de la serpiente en el Edén no había una intención de mejoría verdadera, de beneficiar al recién creado ser humano (es ilógico para quienes conocían el bien, la bondad, la abundancia, pretender que “conocer el mal” les beneficiaría en algo), pero sí la de colocar al ser humano en una condición de castigo, de condena, por parte del Santo Creador. Lo que estaba en juego era la autoridad, la soberanía.