T U L I P – Expiación Limitada (3)

Como antes hemos dicho, la doctrina de la Expiación Limitada no hace referencia a la calidad y potencialidad del sacrificio de nuestro Señor Jesucristo en la cruz, pues no hay dudas de que tal sacrificio es potencialmente capaz de satisfacer por completo los requisitos del Padre. Una excelente explicación de lo que sí afirma y enseña esta doctrina la comparte J. I. Packer en su Teología Concisa:

"Teología Concisa", de J. I. Packer

“Esta doctrina afirma que la muerte de Cristo en realidad les quitó los pecados a todos los elegidos de Dios y aseguró que ellos fueran llevados a la fe por medio de la regeneración, y mantenidos en la fe para la gloria, y que esto es lo que había la intención de que lograra. De este hecho de que sea definida y eficaz se sigue su limitación: Cristo no murió en este sentido eficaz por todos”.

El médico, otra víctima de “las tres causales”

Les comparto extractos de este artículo escrito por la Dra. Patricia E. Acra y publicado en el diario dominicano "Listín Diario", en fecha 16 de Enero del 2021 (pueden acceder al mismo aquí); aunque me sentí a la primera impulsado a agregar algunas imágenes o videos de cómo lucen las prácticas abortivas aquí explicadas, entendí mejor el permitir que las palabras de una experta nos comuniquen el mensaje.

T U L I P – Expiación Limitada (2)

Continuamos con nuestra serie sobre las Doctrinas de la Gracia, y al iniciar este año 2021 continuamos con nuestro estudio sobre la Expiación Limitada.

En nuestra primera entrega definimos expiación como el acto mediante el cual hay un sustituto a quien se le imputa el pecado de alguien más y que, como consecuencia, recibe un justo pero inmerecido castigo; el castigo es justo porque es conforme a los requerimientos del Santo Juez, pero es inmerecido porque quien recibe el castigo lo hace en lugar de alguien más, no por una falta que él mismo cometiera. También tuvimos la oportunidad de comparar los sacrificios de expiación del Antiguo Testamento con la obra de Cristo según la plantea el libro de Hebreos, pudiendo así reconocer a Cristo nuestro Señor y Salvador como quien efectúa con su vida perfecta, su muerte vicaria y su resurrección poderosa, la perfecta expiación de los pecados. Ahora nos toca responder a la pregunta: ¿la expiación obtenida por Cristo es para todos?