Elecciones y Fe

Las elecciones concluyeron, ¿ahora qué?

Dios les bendice.

Quiero me permitan tomar sólo un par de minutos de su tiempo.

Las elecciones en República Dominicana concluyeron y los resultados han sido justo los que se esperaban (incluso por aquellos que adversaban a los ganadores). Hoy nos encontramos con que el Lic. Luis Abinader ha sido favorecido para alcanzar la presidencia de la República y que Faride Raful fue escogida para ser senadora en el Distrito Nacional. Muchos de nosotros, cristianos y creyentes, nos permitimos el lujo de tomar posiciones beligerantes contra estos dos personajes en particular.

¿Qué diremos ahora? ¿Pudo acaso Satanás doblar el pulso al Señor e imponer a estos personajes? ¡En ninguna manera! El Señor es Soberano del cielo y de la tierra, y nada ni nadie puede mover su brazo a un lado o al otro. Entonces, ¿cómo entenderlo? Con temor incluso me permito proponerles una razón y una reacción como consecuencia:

Por la motivación que en apariencia fuere (convicción real en los ataques a estos individuos, promoción de candidaturas que fueran más convenientes a los intere$e$, etc.) quienes así hicimos nos encontramos hoy con la sorpresa de que estábamos contendiendo con Dios. Él había decidido ya “poner” estos reyes y “quitar” a aquellos, pero nosotros estuvimos empecinados en nuestros deseos al punto que nos olvidamos de afianzarnos en Su Gracia y Poder para entender Su voluntad en este asunto, y no en nuestros deseos. En tal afán hemos reproducido mentiras e injurias (creadas por los adversarios de ellos con tal de restarles votos), hemos visto “carne y sangre” como los adversarios contra quienes luchar, y no advertimos que el alma dentro de esa “carne y sangre” igual necesita de Cristo, como también los miles o millones de seguidores que les apoyaron. Hemos querido saber y decidir lo que es mejor para este mundo pero olvidamos en el proceso dos cosas importantes: este el sistema del anticristo, no el nuestro; Dios tiene un plan Perfecto para instaurar un reino de justicia perdurable pero no como tratamos de hacerlo nosotros, ni en el tiempo que deseamos nosotros. Él nos ha pautado sucesos y señales inequívocas que nos mostrarán por seguro cuándo serán estas cosas. Necesitamos recordar que esta advertencia, “No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en Él” (1 Juan 2:15) incluye a la política, los políticos, las posiciones públicas de autoridad civil, los partidos, y todo lo demás (tarjetas Solidaridad, planes de “asistencia social” incluidos). Hoy por nuestra actitud hemos puesto el nombre del Señor en boca de los liberales, el testimonio cristiano ha sido comprometido, pues en la mente de estos ellos han vencido a la iglesia, a la religión, a la fe y a Dios mismo.

Hoy es probable que algunos de nosotros como Habacuc cuestionemos al Señor por su decisión sobre a quienes usa, y la respuesta del Señor al profeta sigue siendo la esperanza a que asirnos:

“Aunque la visión tardará aún por un tiempo, mas se apresura hacia el fin, y no mentirá; aunque tardare, espéralo, porque sin duda vendrá, no tardará. He aquí que aquel cuya alma no es recta, se enorgullece; mas el justo por su fe vivirá.”
‭‭Habacuc‬ ‭2:3-4‬ ‭RVR1960

Amén.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s