El médico, otra víctima de “las tres causales”

Les comparto extractos de este artículo escrito por la Dra. Patricia E. Acra y publicado en el diario dominicano "Listín Diario", en fecha 16 de Enero del 2021 (pueden acceder al mismo aquí); aunque me sentí a la primera impulsado a agregar algunas imágenes o videos de cómo lucen las prácticas abortivas aquí explicadas, entendí mejor el permitir que las palabras de una experta nos comuniquen el mensaje.

T U L I P – Expiación Limitada (2)

Continuamos con nuestra serie sobre las Doctrinas de la Gracia, y al iniciar este año 2021 continuamos con nuestro estudio sobre la Expiación Limitada.

En nuestra primera entrega definimos expiación como el acto mediante el cual hay un sustituto a quien se le imputa el pecado de alguien más y que, como consecuencia, recibe un justo pero inmerecido castigo; el castigo es justo porque es conforme a los requerimientos del Santo Juez, pero es inmerecido porque quien recibe el castigo lo hace en lugar de alguien más, no por una falta que él mismo cometiera. También tuvimos la oportunidad de comparar los sacrificios de expiación del Antiguo Testamento con la obra de Cristo según la plantea el libro de Hebreos, pudiendo así reconocer a Cristo nuestro Señor y Salvador como quien efectúa con su vida perfecta, su muerte vicaria y su resurrección poderosa, la perfecta expiación de los pecados. Ahora nos toca responder a la pregunta: ¿la expiación obtenida por Cristo es para todos?

T U L I P – Expiación Limitada (1)

Continuamos con nuestra serie sobre las Doctrinas de la Gracia, en el día de hoy iniciamos nuestro estudio sobre la Expiación Limitada.

Antes de avanzar en el estudio de esta Doctrina de la Gracia, es necesario que definamos el concepto de “expiación”, y cómo el mismo se aplica a Cristo Jesús y a su obra. Primero mostraremos el concepto según se revela en el Antiguo Testamento y a la vez cómo este concepto encuentra aplicación en la obra de Cristo en el Nuevo Testamento.

T U L I P – Elección Incondicional (4)

En la entrega anterior nos ocupamos de analizar un pasaje de Escritura que en apariencia sugiere una Predestinación basada en la Omnisciencia de Dios y no en su Soberanía (1 Pedro 1.1-2), y hoy esperamos hacer lo propio con otro pasaje de Escritura:

“Porque a los que de antemano conoció, también los predestinó a ser hechos conforme a la imagen de su Hijo, para que Él sea el primogénito entre muchos hermanos; y a los que predestinó, a ésos también llamó; y a los que llamó, a ésos también justificó; y a los que justificó, a ésos también glorificó” (Romanos 8.29-30 LBLA)

La frase en el idioma original es enfática en función del “conocimiento previo”, y de nuevo son importantes las palabras utilizadas:

ὅτι οὓς προέγνω, καὶ προώρισεν

oti oys proegno, kai proorisen

“porque a los que conoció de antemano también predestinó”

TULIP: Doctrinas de la Gracia – Elección Incondicional (3)

Entender las Doctrinas de la Gracia, y muy particularmente lo relacionado a la Predestinación, resulta ser un reto para todo cristiano. A partir de nuestra caída en Adán, la humanidad perdió el rumbo y la perspectiva de la vida; encontrar la plenitud en rendirse a la soberanía del Creador no es ya una acción natural al ser humano, pero sí el considerarse cada uno su propio soberano. Esta actitud persiste incluso en aquellos que por su Soberana Gracia hemos sido redimidos. Es por esta razón que George Whitefield dijera que “todos nacemos arminianos”, es decir, todos nacemos entendiendo que hay suficiente bondad en nosotros y todavía más autoridad para elegir nuestro destino. Es precisamente esta idea de soberanía y bondad autóctona la que nos hace renegar del concepto bíblico de Predestinación.

TULIP: Doctrinas de la Gracia – Elección Incondicional (2)

La Elección Incondicional es un acto soberano de un Dios soberano. En sus tratos con el ser humano probablemente no hay otra acción que manifieste tanto la soberanía del Señor como la Elección Incondicional. John Piper define la Elección Incondicional de la siguiente manera:

“Elección se refiere a Dios escogiendo a quién salvar. Es incondicional en el sentido de que no hay ninguna condición que el hombre deba cumplir antes de que Dios elija salvarlo. El hombre está muerto en delitos y pecados. De modo que no hay ninguna condición que pueda cumplir antes de que Dios elija salvarlo de su muerte.” John Piper (traducido de “Five Points – Towards a Deeper Experience of God’s Grace”)

TULIP: Doctrinas de la Gracia – Elección Incondicional

Recién hemos completado nuestro estudio sobre la Depravación Total (“T” de TULIP , por Total Depravity en inglés) y por la gracia de Dios avanzamos hoy hacia la “U”: Elección Incondicional (Unconditional Election, en inglés). Como sabemos, las Doctrinas de la Gracia están íntimamente vinculadas, es imposible estar de acuerdo con una y negar las demás, ellas forman una firme cadena que garantiza y sostiene la eterna salvación de aquellos que han pasado de muerte a vida. Cada una de estas doctrinas muestran una progresión, un desarrollo sistemático, que lleva desde la muerte a causa del pecado (Depravación Total) hasta la mencionada eterna y segura salvación (Perseverancia de los Santos).

"Las Doctrinas de la Gracia ... forman una firme cadena que garantiza y sostiene la eterna salvación de aquellos que han pasado de muerte a vida"

TULIP: Doctrinas de la Gracia – Depravación Total (2)

Al escuchar la expresión “Depravación Total” es imposible no reaccionar visceralmente. Aquellos que siguen a Pelagio y Arminio, que entienden hay en el ser humano la bondad suficiente para buscar a Dios y su salvación, se indignarían ante la idea de que una expresión tan horrible y cruel pudiera describir a la humanidad. Edwin H. Palmer, en su libro “Five Points of the Calvinism, A Study Guide” hace algunas consideraciones importantes con relación a lo que no es “Depravación Total” y me permito citarlo a continuación:

“Ser totalmente depravado no significa que una persona sea tan intensamente malvada como sea posible, sino tan extensamente malvada como sea posible ... No solo los pecados del hombre no son tan malos como podrían ser, sino que tampoco son tan completos como deberían ser. Un hombre no comete todos los pecados posibles.”

TULIP: Doctrinas de la Gracia – Depravación Total (1)

Creo que es muy difícil abordar el tema de la Depravación Total sin antes entender el concepto de pecado y cómo es que el pecado llega a ser parte de todos los seres humanos.

Desde el momento mismo de la caída en Edén, el hombre ha procurado para sí mismo el control, ser la autoridad sobre su propia vida. Creo que todos podemos reconocer que en la oferta que hacía Satanás por medio de la serpiente en el Edén no había una intención de mejoría verdadera, de beneficiar al recién creado ser humano (es ilógico para quienes conocían el bien, la bondad, la abundancia, pretender que “conocer el mal” les beneficiaría en algo), pero sí la de colocar al ser humano en una condición de castigo, de condena, por parte del Santo Creador. Lo que estaba en juego era la autoridad, la soberanía.