Amigos

No es tan extraño: al pasar el tiempo observas que no elegiste a tus amigos, porque de haberlos elegido ellos estarían contigo. Elegiste socios, compañeros, pero nada más.

La amistad, tan valiosa y necesaria como es, es comprendida y apreciada más en el sufrimiento que en la alegría. Estar rodeado de multitudes que ríen contigo no es equivalente a tener muchos amigos, pues la amistad para ser genuina y efectiva requiere de más que la compañía, las emociones o tu elección y decisión: requiere ser correspondida igual.

Entonces los amigos no son elegidos, más bien son regalados por Dios. En lugar de llenar el corazón de amargura a causa de los “amigos” que elegiste y se fueron, gózate y regocíjate en aquellos que el Señor te regaló. Ama y sirve a todos, no des tu corazón al rencor, pero agradece y aprende, pues nunca conseguirás que todos estén, sólo necesitas de aquel que es “más unido que un hermano”.

Dios nos bendice.

Referente a la Palabra de Dios

La lectura, meditación y aplicación de la Palabra de Dios ocupa un lugar predominante en nuestro tiempo devocional con Dios. De la adecuada interpretación de las Escrituras dependerá nuestro vigor y crecimiento espiritual. La interpretación de las Escrituras tiene dos aspectos importantes a la hora de interpretarla: 1) Dependencia del Espíritu de Dios (Juan 14:26; 1 Cor. 2:12-14; 1 Juan 2:27); 2) La investigación inductiva (1 Pedro 1:10-11).

Por hoy dejo las siguientes recomendaciones a la hora de tener frente a nosotros el texto bíblico:

Recomendaciones generales:

1. Escoger siempre el mismo lugar, preferiblemente nuestra habitación.
2. Escoger un horario fijo temprano en la mañana.
3. Tener una libreta, o recurso digital para tomar notas.
4. Trabajar como máximo un capítulo.

Referente al Texto:

1. Conocer si es el texto es del Antiguo o Nuevo Testamento.
2. Conocer el tipo de lenguaje (Literal, figurado, poético, apocalíptico)
A .Lenguaje literal: Es el que es fiel al sentido original de las palabras.
B. Lenguaje Figurado: Es aquel por el cual una palabra expresa una idea en términos de otra, apelando a una analogía. Ej. Parábola, Metáfora, alegoría, etc.
C. Poesía: Job, Salmos, Proverbios, Eclesiastés, Cantares.
D. Literatura apocalíptica: Daniel, Ezequiel, Zacarías, Apocalipsis.
3. Tomar en cuenta el contexto gramatical, histórico, geográfico, bíblico y teológico.

Preguntas al texto:

1. ¿Quién lo dice?
2. ¿Cuándo lo dice?
3. ¿Por qué lo dice?
4. ¿A quién lo dice?
5. ¿Quién escribe?
6. ¿A quién lo escribe?
7. ¿Por qué lo escribe?
8. ¿A quién lo escribe?
9. ¿Hay mandamientos para mí?
10. ¿Hay cosas que imitar?
11. ¿Hay cosas que desechar?
12. ¿Hay promesas para mí?
13. ¿Qué dice el texto acerca de Dios?
14. ¿Qué dice el texto acerca de Jesucristo?
15. ¿Qué dice acerca de la Iglesia?
16. ¿Qué dice acerca de Satanás?

(Tomado del muro de Facebook del Ps. Alberto Moneró Rijo)