¿Cómo oro desde la miseria de mi pecado?

“He aquí que hoy somos siervos; henos aquí, siervos en la tierra que diste a nuestros padres para que comiesen su fruto y su bien. Y se multiplica su fruto para los reyes que has puesto sobre nosotros por nuestros pecados, quienes se enseñorean sobre nuestros cuerpos, y sobre nuestros ganados, conforme a su voluntad, y estamos en grande angustia.”

Nehemías 9:-36-37; RVR1960

«Comenzando con Nehemías 9:6–37, los levitas están orando. Este capítulo es una oración. Están orando hasta el final del versículo 37, y están clamando “a ti, oh Dios”. La palabra en referencia a Dios aparece treinta veces en estos versículos. ¿Qué hicieron? ¿Qué dijeron? ¿Cómo trataron con Dios en gran angustia? Eso es lo que queremos saber. ¿Cómo hicieron eso?

Bajo la angustia dada por Dios

Antes de seguir preguntando, seamos más específicos sobre la angustia, porque esto aclarará tu situación. Hay algunos de ustedes en este momento que tal vez estén discutiendo consigo mismos, si no conmigo, «Lo que estás a punto de decir no se va a aplicar a mí porque no entiendes cómo llegué donde estoy». Veamos si eso es cierto o no.

Volvamos al versículo 37. No solo están angustiados. Están en una angustia en la que merecen estar debido a su pecado. Y están en una angustia en la que Dios mismo los puso. Miremos el versículo 37 para ver eso. “Se multiplica el fruto”, que se supone que debemos heredar como una promesa, “para los reyes que has puesto sobre nosotros…” Amos de esclavos. Tú los pusiste sobre nosotros, Dios, “… por nuestros pecados” (Nehemías 9:37). En otras palabras, merecemos estar en la gran angustia en la que estamos. Y no solo merecemos estar en ella, sino que es el juicio enviado por ti.

Así que ahora tenemos claridad sobre esto. Algunos de ustedes podrían tener la tentación de decir: “El resto de ustedes aquí, pueden invocar a Dios en su angustia, pero no a yo porque pequé y me metí en el lío en el que estoy. Dios me puso aquí como una disciplina o un castigo. Así que el resto de ustedes puede continuar con su camino alegre, siguiendo a este predicador y aprendiendo cómo invocar a Dios en la angustia que les acaba de llegar. Yo no llegué aquí por casualidad. Yo traje esto sobre mí.” Esa es su situación.

Si estás en esa categoría, no te atreves a hablar así. No le hables así a Dios. No le digas a Dios: “Este texto no está abordando mi necesidad porque pequé para meterme en el lío en el que estoy, y tú lo trajiste sobre mí”. Eso es irrelevante. Ese es el punto central de este texto. Estas personas están en una angustia en la que merecen estar, en la que Dios los puso. Ninguno de ustedes puede escapar de las Buenas Nuevas de este texto. No tienes derecho a decirle a Dios que no puede darte Buenas Nuevas.

Oh, con cuántas personas he tratado a lo largo de los años que tratan de decirle a Dios que están más allá de las Buenas Nuevas. Y me acongojo con ellos porque están menospreciando la cruz, disminuyendo la sangre, clamando la misericordia, exaltándose en su autocompasión. No lo aceptaré, ni en esta habitación ni en la cámara de consejería. No le digas a Dios que no puede darte Buenas Nuevas porque has pecado en tu camino hacia tu miseria, y Dios mismo te puso bajo su disciplina. Esa es exactamente su situación. Estamos juntos en esto y queremos desesperadamente saber, ¿Cómo nos acercamos a Dios ahora? ¿Cómo hablas con Dios en esa situación? Eso es lo que están haciendo, y quiero aprender lo mejor que pueda cómo ellos lo hacen.

Ensayando historias de esperanza

Entonces, ¿qué hacen? Es asombroso lo que hacen. Le oran a Dios toda la historia del Antiguo Testamento. Este es el recuento más largo, o tal vez la palabra correcta es que es el más completo, del Antiguo Testamento en el Antiguo Testamento. Jim Hamilton dice en su nuevo comentario: “Esta es la narración más completa del Antiguo Testamento en un breve espacio del Antiguo Testamento”. Y es una oración, así que le están diciendo a Dios lo que Dios hizo durante mil años, más de mil. Esa es una forma notable de acercarse a Dios en una angustia merecida y ordenada por Dios.

Así que en Nehemías 9:6–31 están contando la historia del Antiguo Testamento. ¿Por qué harían eso? Este es el por qué. Dios no existe para que podamos disfrutar de las historias bíblicas. Las historias bíblicas existen para que podamos disfrutar a Dios. Y ellos necesitan desesperadamente saber si nuestro Dios es el tipo de Dios en quien hay alguna posibilidad de disfrute en nuestra gran angustia, incluso una bien merecida y dada por Dios. ¿Hay alguna esperanza de que haya un Dios en el cielo que nos dé la esperanza de que podamos disfrutar de Él en esta [circunstancia]? Eso es lo que necesitan saber.

Y saben dónde encontrar la respuesta. Está en la historia, porque para eso están las historias: para revelar a Dios. Necesitan desesperadamente saber, ¿Qué clase de Dios tenemos? ¿Se acabó para nosotros? ¿O es el tipo de Dios [en el] que tal vez podría haber alguna esperanza en una angustia merecida y dada por Dios [mismo]? Por eso le están contando estas historias a Dios.

Gran y Único Dios

En Nehemías 9:6–15, los levitas celebran el poder de Dios, la justicia de Dios y la salvación del pacto de Dios. El versículo 6 dice: “Tú eres el Señor” (Nehemías 9:6). Ya sabes a qué se refiere: Yahvé. Ese es su nombre personal. Es como, “Tú eres Jacobo”, solo que no es Jacobo, es Yahvé. “Tú eres Yahvé”. Y sabes de dónde viene el nombre. “Dios le dijo a Moisés: ‘Yo soy el que soy’. Y dijo: ‘Di esto al pueblo de Israel: ‘Yo soy me ha enviado a ustedes'» (Éxodo 3:14). Y el nombre Yahvé se basa en «Yo soy el que soy», lo que significa que cada vez que ves al gran S-E-Ñ-O-R, este es Dios diciendo: «Yo soy Dios, y no tengo competidores, y no dependo de nadie ni de nada. No tuve comienzo; no tendré fin. Trata conmigo porque esa es la realidad”. Ese es Dios.

Así que comenzaron: “Tú eres Yahvé”. Es un buen lugar para comenzar. Eres Dios absoluto. Aquí no hay negociación ocurriendo aquí. Tú no negocias con Dios. Él es la realidad absoluta. Somos definidos; Él es definidor. Somos dependientes; Él es totalmente independiente. Nuestro ser llega a ser; Su Ser siempre ha sido, por inconcebible y glorioso que sea. Empezamos aquí. Este es un lugar de reverencia, humildad y humillación. Comienzas tu trato con este Dios en tu gran angustia diciendo: “Tú eres Yahvé, el Dios grande, único y absoluto”.

El versículo 6 en el medio dice: “Tú hiciste los cielos, los cielos de los cielos, con todo su ejército, la tierra y todo lo que hay en ella, los mares y todo lo que hay en ellos; y tú los preservas a todos; y el ejército de los cielos te adora” (Nehemías 9:6). Tú hiciste todo; lo sostienes todo. Por lo tanto, “el ejército” — me gusta la traducción ejército — “el [ejército] del cielo te adora” (Nehemías 9:6). Eres exaltado. “Tu glorioso nombre. . . es exaltado sobre toda bendición y alabanza” (Nehemías 9:5).

Ahí es donde comienzas, ¿verdad? Al tratar con Dios, simplemente exáltalo. Ahora recuerda, estas son personas que son totalmente culpables, bajo angustia dada por Dios, ¿de acuerdo? Levanta tu alma en tu culpa, y levanta tu alma en tu angustia, y levanta tu alma bajo la poderosa mano de Dios, y di: “Tú eres Dios”. Ese es un gran lugar para comenzar.»

Traducido del sermón «How Do I Pray from the Misery of My Sin?», de John Piper, en el sitio web de DesiringGod.org

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s