Amigos

No es tan extraño: al pasar el tiempo observas que no elegiste a tus amigos, porque de haberlos elegido ellos estarían contigo. Elegiste socios, compañeros, pero nada más.

La amistad, tan valiosa y necesaria como es, es comprendida y apreciada más en el sufrimiento que en la alegría. Estar rodeado de multitudes que ríen contigo no es equivalente a tener muchos amigos, pues la amistad para ser genuina y efectiva requiere de más que la compañía, las emociones o tu elección y decisión: requiere ser correspondida igual.

Entonces los amigos no son elegidos, más bien son regalados por Dios. En lugar de llenar el corazón de amargura a causa de los “amigos” que elegiste y se fueron, gózate y regocíjate en aquellos que el Señor te regaló. Ama y sirve a todos, no des tu corazón al rencor, pero agradece y aprende, pues nunca conseguirás que todos estén, sólo necesitas de aquel que es “más unido que un hermano”.

Dios nos bendice.

Una Palabra de Sabiduría, cada día

Leyes de la Vida (Introducción III)

Be-curious

Todas las cosas son fatigosas más de lo que el hombre puede expresar; nunca se sacia el ojo de ver, ni el oído de oír.” (Eclesiastés 1.8, RVR60)

 

El fastidio de esta vida raya en la necesidad de comprensión y los limites que implica para el hombre como criatura de Dios. Por un lado están los sentidos: las puertas a la necesidad de satisfacción, concreción y realización en la vida, por el otro está la vida, basta, infinita, misteriosa, irreductible, infranqueable, finita e infinita, sólo y únicamente bajo el control de Dios, quien la usa a sus propósitos particulares, justos, santos, soberanos y buenos.

El autor no juega a ser el “Hijo del hombre”. Nada de someterse, antes bien, trata de tomar el control, o más bien examinar hasta qué punto el ser humano puede ejercer el control sobre lo que se vive. Para ello asume el método “científico”: Toma el camino de la observación, interpretación, aplicación y correlación de los datos desde su propia experiencia. Ahí mismo esta su gran limitante. La vida no es repetible nunca, se mueve hacia adelante siempre en el marco de lo vivido por cada uno.

Esta es la razón por la cual Jesús nos invita a perderla por El, puesto que todo aquello que es digno de vivirse aquí, debe valer tanto como estar dispuesto a morir por ello. De hecho es lo que pasa al autor, se entrega a las pasiones y sacrifica lo mejor, al servicio de las mujeres a las cuales se unió con amor, dejando de lado su mayor fuente de amor incondicional en el Dios que él recomienda tenerle como el todo del hombre. (II Reyes 11:1ss).

Es interesante observar el entorno familiar del autor, su condición de hijo particular, el modelo que sus padres (David y Betzabé). Este libro un testimonio único y desafiante, una motivación singular para volvernos cotidianamente a Jesús el señor y autor de la vida, quien no la examina, la vive para la gloria de Dios modelándola e invitándonos a imitarle.

¡Qué el Señor nos ayude! Bendiciones, seguimos orando.

En Cristo:

Felix_Rodriguez

Ps. Felix Rodríguez Rijo

 

 

 

 

Una Palabra de Sabiduría, cada día

Leyes de la Vida (Introducción II)

 

El corazón del sabio está a su mano derecha, mas el corazón del necio a su mano izquierda.” (Eclesiastés 10.2, RVR60)

red-scribble-heart

¿Cuál es la diferencia entre adquirir conocimiento de Dios y conocer a Dios? Evidentemente se adquiere conocimiento de Dios de muchas maneras, siempre orientada a persuadir el “cerebro” al margen de la utilidad de tal conocimiento. Esta generación es magistralmente grande, eficaz, pertinentemente y casi impertinentemente dada a eso, a ir en pos de la información. Si no fuere porque respecto a Dios esto puede tornarse (como se torna) en un obstáculo al “conocimiento de su Santa y bendita persona” sería grandioso.

La verdad es que ese conocimiento, por el conocimiento mismo, no facilita antes, obstaculiza el “Conocer a Dios”. Siendo que es un asunto, sobre todas las cosas de la vida misma, de la totalidad del ser, que reclama entrega consagración, disponibilidad y puntual disposición, en todo tiempo y circunstancias, primero y sobre todas las cosas, la entrega del corazón en todo tiempo a este particular asunto: Dios como regidor, guía y gobierno de la vida.

Es imposible conocer a Dios al margen de la vida cotidiana y sus implicaciones, desde todas la expresiones de su oferta reveladora, es decir, desde la totalidad de lo que existe. Ese es el enfoque del Eclesiastés. Cuarenta y una veces el autor dispone su corazón a tal asunto, asume la persona de Dios por la fe y se entrega a la experiencia del “conocer” a Dios por lo creado, lo vivido, lo realizado, desde la condición caída del ser humano.

El asunto desde Dios es que el conocerle esta inexorablemente unido a amarle preferentemente y desde allí vivir sirviéndole a él. La esfera es el corazón y su entorno. Imposible conocer a Dios sin consagración, sin entrega incondicional en amor, imposible al margen de perseguir su voluntad cada día, cada instante en todo. En esto, Jesús es el modelo por excelencia. En verdad conoces lo que amas y amas lo que controla o de lo que llenas tu corazón. (Eclesiastés 10:2, Mateo 22:34-40, Romanos 12:1-3)

¡Qué el Señor nos ayude! Bendiciones, seguimos orando.

En Cristo:

Felix_Rodriguez

Ps. Felix Rodríguez Rijo

 

 

 

 

Una Palabra de Sabiduría, cada día

Leyes de la Vida (Introducción I)

Conocer-la-Biblia-1024x769

Vanidad de vanidades, dijo el Predicador; vanidad de vanidades, todo es vanidad.” (Eclesiastés 1.2, RVR60)

Esta introducción general pretende estimularnos a expandir nuestro concepto de Dios, nuestro Dios, desde la aproximación al libro de Eclesiastés: “El predicador”, “quien habla a la asamblea”. Expandirnos en tres sentidos: Personalmente abrirnos a la posibilitad de ampliar nuestro “Canon personal”. Es una lástima que la mayoría de nosotros, “nuestro canon personal” es tan fijo como pobre. Fundamento de nuestras carencias y pobre conocimiento de Dios. Tenemos una Biblia de sesenta y seis libros, pero leemos, habitual, no intencional, casi compulsivamente y sin avergonzarnos (Si es que leemos) aquello que nos es trillado, sabido, conocido, familiar; por lo demás, nos limitamos a imitar peores modelos entres los que nos presiden, quienes en su mayoría, por igual, tampoco son dados al conocimiento de Dios.

Este es el segundo propósito: Motivarnos a conocer a Dios. No es lo mismo tener conocimiento de Dios, que conocerle. Dios quiere ser conocido y para ello se asegura de instruirnos ¿Cómo? Manifestándose tal cual es, Dios Personal. El es Padre, nuestro Padre y como tal nos invita a imitarle. Dándose a conocer por la revelación natural y especial, por la palabra inspirada y la persona bendita y santa de Jesús nuestro Señor, autor y modelo consumador de la Fe. Manifestándose, instruyéndonos en la vida, mediante el control de nuestros tiempos y circunstancias, a fin de que andemos con él en novedad de vida, en el ejercicio de su voluntad.

Este último estadio es el que sirve de marco al Eclesiastés. El escenario es la tarea del hombre creado a imagen de Dios, en el ejercicio de la vida esforzándose por enseñorearse en una creación sujeta a vanidad, caída sin esperanza objetiva mas allá de la acción libre y soberana de Dios en su justicia. Esta es una exposición empírica, ampliada de la enseñanza de Jesús respecto al sin sentido de ganar para sí el mundo entero y perder la vida, el alma. (Marcos 8:34-38).

¡Qué el Señor nos ayude! Bendiciones, seguimos orando.

En Cristo:

Felix_Rodriguez

Ps. Felix Rodríguez Rijo

 

 

 

 

Una Palabra de Sabiduría, cada día

INTEGRIDAD (VI)

Cliff

El que en integridad camina será salvo; Mas el de perversos caminos caerá en alguno.” (Proverbios 28.18, RVR60)

 

Un particular, desigual, pero significativo contraste. Se trata del adecuado andar o vivir de aquel que profesa vivir para Dios. No hay otra, o aspiramos fuerte, firmes y decididamente por la piedad o vivimos expuestos al mal y la consecuente caída.

En verdad los énfasis están en las consecuencias del vivir, de una de estas únicas dos posibles formas o maneras.

Ser salvado es el fruto seguro de quien elige vivir en integridad. Puede contar con Dios, pues él se agrada de quien así se esfuerza en agradarle. Por el otro lado, aquel que opta por el mal, quien prefiere el mal (aún cuando al presente parece dar pingües beneficios) será pasado de mucho dolores. Caerá, será afligido y al final la miseria será su consuelo más preciado (Lucas 16:19-31).

¡Qué el Señor nos ayude! Bendiciones, seguimos orando.

En Cristo:

Felix_Rodriguez

Ps. Felix Rodríguez Rijo

 

 

 

 

Una Palabra de Sabiduría, cada día

INTEGRIDAD (V)

 

Mejor es el pobre que camina en su integridad, Que el de perversos caminos y rico.” (Proverbios 28.6, RVR60)

 

HCC Linda b&w

Entre aquellas capacidades que nos hacen únicos en la creación está la capacidad y gracia de valorar, aquilatar, dimensionar, decidir positivamente, discriminar entre las cosas en función de su verdadero valor respecto a nuestras vida espiritual, y sus implicaciones políticas y económicas.

En este proverbio el sentido de valoración nos refiere a la certidumbre que genera la adecuada conciencia de mi condición “económica” y sus límites, respecto a lo que poseo y su incidencia en mi vida espiritual como superior, contrastada con aquel cuya realidad “Política” le conduce la ruina en la totalidad de su existencia.

Vivir adecuadamente, según Dios y su palabra es la resultante de la adecuada valoración de mi realidad espiritual y su incidencia, respecto a Su persona, Su gracia y recursos eternos, permanentes, finales y demandantes a mi favor. Ello implica mantenerse firme en una correcta y adecuada jerarquización cotidiana de Dios, Su persona, Su Palabra y Sus valores, Su voluntad, metas y propósitos respecto a la oferta del mundo y sus oferta de satisfacción espiritual instantánea y pasajera desde los valores económicos y políticos relativos desde los deseos de la carne, los deseos de los ojos y la vanagloria de la vida.

Como se puede ver, las opciones para una vida significativa no son muchas, fundamentalmente dos. Jesús les llamo: Mundo, campo, plantío, sembrado, camino, puerta, árboles, tesoros, y hasta la actividad de dos hombres que construyen una casa (cada uno la suya). Por igual las consecuencias no son tantísimas: Se consigue lo deseado en el tiempo y para la eternidad al costo relativamente alto de la vida, o se vive aquí como si lo ha conseguido, aparentemente satisfecho expuesto a la miseria de perderlo todo en cualquier instante aquí, ahora y para la eternidad.

El asunto es que tú decides: Jesús y su oferta de vida con sus potenciales carencias, dificultades, problemas, obstáculos, pruebas, y tribulación hacia la gloria eterna o la preciosa y aparente posesión de riquezas que son de carácter temporal e igualmente corruptas y corruptibles, que al disfrutarse lejos de Dios y Sus designios, no pueden acompañarnos en la eternidad y mucho menos asegurarnos un lugar entre los escogidos de Dios.

¡Qué el Señor nos ayude! Bendiciones, seguimos orando.

En Cristo:

Felix_Rodriguez

Ps. Felix Rodríguez Rijo

 

 

 

 

Una Palabra de Sabiduría, cada día

INTEGRIDAD (IV)

 

Camina en su integridad el justo; Sus hijos son dichosos después de él.” (Proverbios 20.7, RVR60)

Fathers-Day (2)

Lo bueno y lo malo de la vida es que aquí, todo lo que se siembra da fruto, florece y se cosecha. Lo feo es que siempre es una opción delante de nosotros.

Lo bueno de la opción de andar en integridad es que, es la manera segura de gustar de lo mejor de la vida aquí, se puede en ella contar con el favor de Dios siempre, la eficacia y eficiencia de su gracia, la solvencia de su providencia, y el cuidado de su instrucción segura por la paciencia y consolación que nos imparte por las Escrituras. Y como si eso fuera poco: Al mismo tiempo que vivimos, les modelamos a nuestros hijos el mejor camino a una vida significativa.

Lo malo: Las posibilidades de que el “terreno” en el cual sembramos la buena semilla de la integridad, no facilite su germinar adecuadamente y que el alma de nuestros hijos y su disposición a asumir la vida con un adecuado sentido de responsabilidad siempre depende bajo Dios, de su adecuada decisión entre la imitación y el evitar. Y ahí, solo el Dios Santo, Justo, Bueno y Soberano es quien decide al margen del modelo ofrecido. Nadie es responsable por lo que encontró o qué tipo de modelo les ofrecen, es responsable él y solo él con lo que hace con ello.

Lo feo de esta realidad son los frutos, consecuentes con las carencias, malas decisiones, pecados, y “Pequeños” errores cuya secuela siempre alcanzarán a quienes en ellos hipotecan su futuro. Es en ese sentido que este proverbio se torna en un consuelo, como una formula simple del buen vivir, y un estimulo a la integridad presente: Nuestros hijos, sus generaciones y sus posibilidades… “Pues sus obras con ellos siguen…cual haya sido…” (Apocalipsis 14:13, II Corintios 5:1-10)

¡Qué el Señor nos ayude! Bendiciones, seguimos orando.

En Cristo:

Felix_Rodriguez

Ps. Felix Rodríguez Rijo