“No seas incrédulo, sino creyente”

“Luego dijo a Tomás: Pon aquí tu dedo, y mira mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.” Juan‬ ‭20:27‬ ‭RVR1960‬‬ «Tomás puede ser etiquetado injustamente como "Tomás el incrédulo". Ciertamente dudó de la resurrección de Jesús, pero es posible que su incredulidad no haya sido …

Sigue leyendo “No seas incrédulo, sino creyente”

¿Y si Dios te amara como TÚ amas?

Si Dios te amara y te manifestara amor igual como tú a tu familia, a tus vecinos, a tus adversarios, ¿te serviría, te sería suficiente? “Pero a vosotros los que oís, os digo: amad a vuestros enemigos; haced bien a los que os aborrecen; bendecid a los que os maldicen; orad por los que os …

Sigue leyendo ¿Y si Dios te amara como TÚ amas?

La evidencia de la misericordia de Cristo

Quizás, mirando la evidencia de tu vida, no sabes qué concluir, excepto que esta misericordia de Dios en Cristo te ha pasado de largo. Tal vez has sido maltratado profundamente incomprendido, traicionado por la única persona en la que deberías haber podido confiar; te sientes abandonado y que se han aprovechado de ti. Quizás llevas …

Sigue leyendo La evidencia de la misericordia de Cristo

Destacado

Jesucristo, mi abogado

"Hijitos míos, les escribo estas cosas para que no pequen. Y si alguien peca, tenemos Abogado para con el Padre, a Jesucristo el Justo."1 Juan 2:1 NBLA Durante el peregrinar de la vida cristiana los creyentes son continuamente confrontados con una verdad: somos miserables pecadores, necesitados de la continua y perfecta Gracia del Todopoderoso y …

Sigue leyendo Jesucristo, mi abogado

Cristo en Apocalipsis: El Futuro del Pueblo de Dios

“La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto; y la declaró enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan, que ha dado testimonio de la palabra de Dios, y del testimonio de Jesucristo, y de todas las cosas que ha visto. Bienaventurado …

Sigue leyendo Cristo en Apocalipsis: El Futuro del Pueblo de Dios